Categorías
Tecnología

Seguridad ante pandemia

A 100 días del primer caso de coronavirus en Chile, centros comerciales, municipios, edificios de oficinas, hospitales, aeropuertos y cárceles se han instalado más de medio millar de cámaras térmicas, dispositivo que tiene el objetivo de detectar personas infectadas por la enfermedad.

Los aparatos, que tienen la capacidad de medir a distancia la temperatura de una o más personas al mismo tiempo, activan una alarma o alertan a un encargado cuando una persona supera los 37,5ºC -posible indicador de fiebre-, con una precisión de ±0,1 a ±0,5ºC, dependiendo del tipo de instrumento utilizado: existen cámaras fijas, portátiles o manuales.

Samuel Ramírez, director de Hikvision Chile, señala que “existen distintos formatos de cámaras, que son una herramienta más para frenar la propagación de la pandemia y que funcionan como primer filtro para la detección de temperatura de la superficie de la piel”.

“Hoy el concepto es el control de acceso sin contacto”, cuenta. “La idea es reemplazar la huella por la detección del rostro usando tecnología de reconocimiento facial para identificar a personas que tengan acceso restringido. Junto con esto, la cámara puede determinar si esta persona viene con mascarilla, que resulta útil en pacientes asintomáticos, ya que viene a complementar las medidas que se están tomando para frenar la propagación del virus”.

“Otro formato es una ‘pistola’ portátil que puede medir hasta dos metros de distancia -con lo que nos mantenemos separados de la persona-, y evitamos el contacto físico. Tiene una batería interna y puede ser conectada a un smartphone”, agrega. “Pero como toda forma de medición, esta tecnología no viene a determinar si una persona tiene síntomas o no, sólo hace el proceso más amigable y menos expuesto como primer filtro ante el control de temperatura de las personas que es uno de los síntomas que en general se está presentando en los portadores de Covid-19”.

En general estas cámaras poseen un lente térmico de hasta 15mm de largo alcance, distancia necesaria para la medición de grandes aglomeraciones de personas. Además, cuentan con la ventaja de no requerir contacto físico directo, evitando un posible contagio. “Funcionan como un primer filtro, que en caso de detectar alguna anomalía en la temperatura activa protocolos de seguridad. De todas formas, recomendamos hacerse una segunda medición con un equipo de detección de temperatura clínico”.

En el caso de encontrar alguna persona con alta temperatura, pueden ser dirigidas a una evaluación médica adicional y alentadas a aislarse en cuarentena para ayudar a frenar la propagación del COVID-19.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on skype